ENFERMEDADES CARDIOVASCULARES: PRIMERA CAUSA DE MUERTE Y DISCAPACIDAD EN PACIENTES CON DIABETES

Las enfermedades cardiovasculares se han convertido a nivel mundial en la primera causa de muerte y discapacidad en los pacientes que viven con diabetes mellitus tipo 2, provocando más de 17.3 millones de decesos, y se espera que en 2030 alcancen los 23.6 millones de fallecimientos.

México no se queda atrás. Actualmente, el 58 por ciento de las muertes por enfermedad cardiovascular y discapacidad prematura, se deben a la falta de prevención, diagnóstico oportuno, y cuidado de los pacientes con diabetes; tan solo en el último año se registraron más de 400 casos por cada 100 mil habitantes.

La muerte cardiovascular, el infarto y el accidente cerebrovascular representaron casi el 20 por ciento de las defunciones totales en el país durante el 2015  y se estima que, al año, más de 162 mil personas mueren de alguna enfermedad del corazón.

De acuerdo con el Dr. Abel Pavía, cardiólogo, médico base de Centro Médico ABC y Secretario General adjunto de la Sociedad de Cardiología Intervencionista de México, destacó que en México se vive con un alto número de enfermedades cardiacas, ocasionadas en mayor parte, por estilos de vida poco saludables.

“El sedentarismo y la adicción a sustancias como el tabaco y el alcohol son la principal causa de enfermedades vasculares, incrementando el riesgo si el paciente tiene diabetes; por ello, aunque existan los tratamientos adecuados, si no hay prevención o la atención adecuada a esta enfermedad, los daños al cuerpo son permanentes”, resaltó.

En el marco del Día Mundial del Corazón, el Dr. Pavía, quien también es coordinador del Consenso Mexicano de Dislipidemia y Aterosclerosis y Fellow del American College of Cardiology, señaló la importancia de identificar los síntomas más comunes de ataque cardiaco, que pueden iniciar con presión o dolor aplastante en el pecho, dolor en el brazo izquierdo, dificultad para respirar, sudoración, dolor en la mandíbula y latidos cardíacos fuertes y acelerados.

Los accidentes cerebrovasculares también son frecuentes en pacientes con diabetes y riesgo cardiovascular, en donde la persona puede identificarlo por dificultad súbita para ver, hablar o caminar, debilidad, insensibilidad en alguna parte del cuerpo, confusión y mareo.

“Es importante saber que a veces los dolores de cabeza súbitos no son normales; en los accidentes cerebrovasculares el dolor es intenso, superando en intensidad a cualquier jaqueca o migraña que se haya presentado”

La sospecha de alguna de estas enfermedades no debe “echarse en saco roto”. La reacción rápida y la atención médica de emergencia es importante para salvar la vida del paciente. Actualmente es posible aumentar la expectativa de vida de pacientes con diabetes y enfermedad cardiovascular si se brinda el tratamiento adecuado.

En Janssen, grupo de compañías farmacéuticas de Johnson & Johnson, trabajamos para mejorar la calidad de vida de pacientes con diabetes y la prevención de enfermedades cardiovasculares a través de la innovación.

Actualmente existen nuevos medicamentos para tratar la diabetes que también tienen un beneficio cardiovascular; este año, la Comisión Federal para la Protección de Riesgos Sanitarios (COFEPRIS) aprobó una nueva indicación para uno de sus medicamentos (Canagliflozina), como el primer antidiabético oral orientado a reducir el riesgo compuesto de infarto, accidente cerebrovascular o muerte en pacientes con diabetes tipo 2 y enfermedad cardiovascular establecida.

Más de 10 mil pacientes en todo el mundo fueron parte de un estudio científico que indicó que el tratamiento con Canagliflozina permite una mejor calidad de vida al paciente, previniendo eventos cardiovasculares mayores como la muerte cardiovascular, o la discapacidad que causan los ataques al corazón y el accidente cerebrovascular.

El Dr. Eliseo Maldonado González, gerente médico de Janssen, reveló que el uso de este medicamento en pacientes con diabetes y enfermedad cardiovascular se encuentra dentro de los recomendados en las nuevas guías terapéuticas recién publicadas en el pasado Congreso Europeo de París hace unas semanas.

Mantener un estilo de vida saludable es indispensable para poder controlar los niveles de azúcar en la sangre y contribuir a la prevención de complicaciones cardiovasculares, renales y en la retina.

Si se combinan los tratamientos médicos adecuados con alimentación correcta, actividad física, la medición constante de niveles de glucosa, aprendiendo a enfrentar retos cotidianos, reduciendo riesgos y tomando una actitud positiva para adaptarse sanamente al nuevo estilo de vida, es posible que la persona con diabetes pueda convivir más tiempo con su familia y seres queridos, protegiendo esos momentos de la vida que lo valen todo.

    Leave Your Comment

    Your email address will not be published.*