LO BUENO Y LO MALO DEL PLAN NACIONAL DE USUARIOS DE TELEFONÍA MÓVIL

Compartir en:

Seguramente han escuchado hablar del nuevo Plan Nacional de Usuarios de Telefonía Móvil que recientemente aprobó el Senado de la República y que próximamente será ley en el país.

Pero qué hay detrás de todo esto, porque siempre el ciudadano común y corriente es el más perjudicado.

Este es el pequeño análisis que hizo una servidora.

LO BUENO

Según nuestros flamantes y estudiosos legisladores, el objetivo de este plan es frenar delitos como extorsión y secuestro que, en muchos casos, se cometen con la utilización de celulares y desde centros penitenciarios.

Para todo ello, ¿Qué creen? Se creará una base de datos con información biométrica de las personas físicas o morales, titulares de cada línea telefónica móvil.

¿Para qué? Para colaborar con las autoridades competentes en materia de seguridad y justicia en asuntos relacionados con la comisión de ilícitos.

Incluso, hay sanciones para quienes alteren, omitan, simulen o permitan registros o avisos en forma ilícita, registrar datos falsos, proporcionar información falsa o facilitar información a usuarios o terceros que no tengan derecho, acceder sin autorización a la información del Padrón o no denunciar alguna irregularidad teniendo la obligación de hacerlo, las multas van de 20 a 15 mil unidades de medida y actualización, pero para todo ello se tendrá que presentar denuncia y comprobarse el hecho.

LO MALO

Todo esto del Plan Nacional de Usuarios de Telefonía Móvil pinta muy bien pero ¿Qué creen? No todo es gratis ni es tan sencillo.

Ustedes y yo debemos registrarnos y no nada más proporcionar el número y nuestro nombre sino otros datos como:

+Huella dactilar

+Reconocimiento facial

+Reconocimiento de iris

+Geometría de la mano

+Reconocimiento de retina

¡Imagínense!

¿Dónde queda la protección de datos personales?

¿Dónde queda nuestra privacidad?

¿A dónde va a parar este registro de usuarios de telefonía móvil?

¿Quiénes tendrán acceso?

No se vale que jueguen con esta información personal porque seguramente lo podrán consultar los hombres del poder y las empresas de telecomunicaciones.

LO PEOR

Si una persona es víctima de la delincuencia y le roban su teléfono celular, viene algo engorroso y burocrático, pues tenemos que presentar nuestra denuncia no tanto para investigar, detener y recuperar el equipo sino para deslindarnos del mal uso del equipo.

¿Cómo la ven?

Como siempre el fregado es el ciudadano pues otro mundo nos vigilará.

Ya no seremos libres de hablar lo que queramos con nuestros seres queridos.

Y será más fácil ubicarnos y de ser víctimas del espionaje telefónico.

Pero qué les parece si se elabora un Plan Nacional de Servidores Públicos para hablarles, reclamarles o hacer sugerencias cuando no cumplan con sus promesas. Ni Más Ni Menos.

Hasta entonces.

Ana Celia Lara

anacelialara@hotmail.com

@anacelialara


Compartir en:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba