EL RETORNO A LA NUEVA NORMALIDAD ES UNA RESPONSABILIDAD COMPARTIDA ENTRE SOCIEDAD Y GOBIERNO POR EL BIEN DE MÉXICO

Las disposiciones que el Gobierno Federal publicó en el diario oficial de la federación los
pasados 14 y 15 de mayo, donde se establece una estrategia para la reapertura de las
actividades sociales, educativas y económicas, han puesto en la agenda el retorno a una
nueva normalidad de la que todos somos responsables. El decreto publicado el día de hoy
por el Gobierno del Estado de Puebla, donde restringe la reactivación de la industria
automotriz y de la construcción, nos lleva a manifestar los siguientes puntos:

1. El decreto estatal solo menciona dos industrias sin precisar qué pasará con la industria minera y el resto de las actividades esenciales. El considerando del documento oficial habla de que nos encontramos en una máxima alerta, situación que nos lleva a
cuestionar el por qué solo se hace referencia a estas dos industrias.

2. Sabemos de la relevancia que la industria automotriz poblana tiene para el mundo y
reconocemos su compromiso y responsabilidad durante esta contingencia. En este
sentido, identificamos como una oportunidad perdida el que esta industria, como muchas
otras, se vean restringidas en el inicio de su proceso de reactivación, mismo que contempla el cumplimiento de los más altos estándares de sanidad y seguridad tanto a
nivel nacional como internacional.

3. Nunca se había puesto tanto a prueba la paciencia y prudencia del sector empresarial,
no solo por las condiciones sanitarias sino por la nula empatía del gobierno federal para
acompañar a las empresarias y empresarios de México quienes han sido ejemplares en el cumplimiento de las medidas sanitarias y en muchos casos, hasta heroicos, salvaguardando, a pesar de las adversidades, sus fuentes de empleo.

4. Compartimos los principios que el propio Gobierno Federal ha puesto de manifiesto para
esta nueva normalidad, y en ese mismo sentido, entendemos que la reactivación debe ser gradual, sin embargo, la realidad nos exige con urgencia retomar las actividades a la brevedad, sin perder de vista que este proceso debe ser con cautela.

El riesgo estará vigente hasta que tengamos una vacuna o un tratamiento que nos garantice
la cura de la enfermedad, por esta razón, reiteramos que “tenemos que aprender a vivir
con el virus” bajo el principio de que lo primero es nuestra salud. Aprendamos de las
buenas prácticas de los países que nos llevan la delantera en el ciclo de la pandemia, y no
nos limitemos ni perdamos la oportunidad de recuperar el camino hacia la nueva normalidad
que México necesita.

 

    Leave Your Comment

    Your email address will not be published.*