3° VIACRUCIS ANGELOPOLITANO

Puebla,Pue.

Por tercer año consecutivo, la Arquidiócesis de Puebla lleva a cabo el Viacrucis

Angelopolitano, bajo el lema: “Por la paz, seguridad y estabilidad de nuestras familias”. En

este viacrucis participan el Seminario Palafoxiano, la parroquia de la Santa Cruz, la parroquia

de Analco, San Francisco, Nuestra Señora de Ocotlán, los Remedios, El Calvario y la Pastoral

Juvenil.

El Viacrucis Angelopolitano es una iniciativa que busca rescatar el viacrucis que se hacía del

Templo de Sn Francisco al Calvario y que data de 1606 cuando los franciscanos comenzaron

con la ayuda de la Tercera Orden y los devotos de la ciudad la construcción del Viacrucis

poblano en las faldas del Cerro de Belén, y el cual estaría integrado por 14 capillas; otros

Viacrucis fueron construidos en la Nueva España pero el de Puebla fue el primero de tipo

arquitectónico y uno de los pocos que aún conserva la mayoría de sus capillas.

En esta ocasión las imágenes que acompañan el Viacrucis Angelopolitano son: la imagen de

Ntra. Sra. De los Dolores de la parroquia de Nstra. Sra. De Ocotlán, Jesús Nazareno de Plalafox

de la Iglesia del Santo Angel Custodio en Analco y La Cruz con una reliquia de la Santa Cruz de

la Iglesia del Alto que data de 1531 y el Jesús de la bala del templo de Los Remedios. Es

importante señalar que quienes participen en el Viacrucis Angelopolitano puede ganar la

Indulgencia Plenaria.

La fiesta de este día hace alusión a siete dolores de la Virgen, sin especificar cuáles fueron

éstos. Lo del número no tiene importancia y manifiesta una influencia bíblica, ya que en la

Sagrada Escritura es frecuente el uso del número siete para significar la indeterminación y,

con más frecuencia tal vez, la universalidad. Según esto, conmemorar los Siete Dolores de la

Virgen equivaldría a celebrar todo el inmenso dolor de la Madre de Dios a través de su vida

terrena. De todos modos, la piedad cristiana suele referir los dolores de la Virgen a los siete

hechos siguientes: 1º la profecía de Simeón; 2º la huida a Egipto; 3º la pérdida de Jesús en

Jerusalén, a los 12 años; 4º el encuentro de María con su Hijo en la calle de la Amargura; 5º la

agonía y la muerte de Jesús en la cruz; 6º el descendimiento de la cruz; y 7º la sepultura del

cuerpo del Señor y la soledad de la Virgen.

La imagen que acompaña nuestro Viacrucis Angelopolitano, pertenece al templo Nuestra

Señora de Ocotlán, llegó ahí en los años 60s. La imagen es de corte alemán elaborada en yeso

y yute, fue adquirida en Polanco y tiene un atura de 1.85 mts.

 

    Leave Your Comment

    Your email address will not be published.*